Fiestas en Rías Baixas

Enogastronomía

Dulces de la tierra

Bocados deliciosos

Tradicionales y exquisitos: así son los postres de Rías Baixas

La tierra ha sido más que generosa con As Rías Baixas; los productos de calidad que ofrece dan lugar a verdaderas exquisiteces en el ámbito de la repostería, desde postres típicos, como las filloas o las rosquillas, hasta productos de excelente factura y sabor único como la miel de Galicia. Además de estos dulces, esta comunidad autónoma da cobijo a otros manjares más naturales, entre los que se encuentran diversas frutas, como las manzanas o los mirabeles.

Postres típicos

Dentro de la carta de postres de la provincia de Pontevedra uno de los más populares son las características filloas, similares a las afamadas crepes francesas, que tradicionalmente se elaboran a base de harina, leche y huevos. A esta receta también se le puede añadir sangre de cerdo, con un resultado delicioso. Las filloas son dulces, a diferencia de las crepes, y pueden aderezarse con azúcar, miel o chocolate, e incluso acompañarse de membrillo o castañas cocidas.

Este producto gastronómico típico de la sobremesa en Galicia se cocina especialmente en fechas como el carnaval o la matanza del cerdo (San Martiño). Las filloas elaboradas en la parroquia de Valongo (Cercedo-Cotobade) son muy conocidas, pues desde hace casi 40 años se celebra en su honor la Festa da Filloa.

Las chulas, un postre típico gallego muy popular, en Pazos de Borbén, son muy similares a las filloas en cuanto a sus ingredientes, pero el paso final de su elaboración, sin embargo, es muy distinto, ya que la mezcla se fríe en abundante aceite.

Fiestas populares

Las filloas son típicas del carnaval en As Rías Baixas, pero las rosquillas y los melindres de Ponteareas, con más de 100 años de historia, son otros dulces tradicionales que no faltan en ninguna fiesta, romería o cualquier cita popular. En sus inicios estos productos artesanales sólo se vendían en ferias, fiestas y romerías, pero actualmente se pueden adquirir durante todo el años en confiterías y pastelerías.

Silleda es una de las cunas de estos dos productos reposteros protagonistas de las romerías tradicionales gallegas. Las rosquillas de la parroquia de Abades se elaboran de forma artesanal desde hace más de un siglo y desde hace 30 años se organiza allí una fiesta en honor a este dulce cada Domingo de Pascua. También Gondomar cuenta con una larga y próspera tradición rosquillera.

De esa misma temporada es precisamente el bollo de Pascua, también conocido como bolo de ovos, un pan horneado con huevos crudos enteros que se elabora en las comarcas de O Salnés y de Caldas. Era una costumbre típica de esta época que los padrinos regalasen a sus ahijadas y ahijados el bollo y las madrinas la rosca.

Rosca A GuardaRosca de yema de A Guarda
RosquillasRosquillas
Orellas de EntroidoOrejas de Entroido

El roscón de yema de A Guarda es un exquisito dulce tradicional impulsado a mediados de los años 60 por las panaderías y pastelerías de la zona de O Baixo Miño. La masa de este delicioso postre es un esponjoso brioche que se rellena con yema confitada. Muy diferente, aunque comparten nombre, es el roscón de Caldas de Reis. Los ingredientes de este dulce típico, cuyo proceso de elaboración puede durar más de 6 horas, son: azúcar, manteca, huevo y harina.

Lo último que os presentamos es la vinchabandullo, un postre propio de la comarca de Tabeirós-Terra de Montes que se encuentra en peligro de extinción. Se elabora en el interior de la vejiga del cerdo, previamente inflada y curtida, donde se cuece una mezcla de huevos, leche, canela, limón, nueces, azúcar, pan y manteca. La descripción puede sorprender, pero el resultado es delicioso.

Otros productos

La miel de Galicia es un producto natural que se produce de forma artesanal desde antaño. El clima de As Rías Baixas, especialmente benevolente y suave con influencia directa del mar, da lugar a una flora rica y variada que permite la producción tanto de miel monofloral como de un abanico de mieles de milflores. Los apiarios suelen ser pequeños y artesanos, cuidados con el mayor mimo y esmero, consiguiendo una calidad de primera.

En la provincia de Pontevedra, en las tierras montañosas de As Neves, bañadas por el río Miño, o en las de la parroquia lalinense de Zobra, inmersa en la sierra de O Candán, se fabrica una miel de excelente calidad, protegida bajo la Indicación Geográfica Protegida Mel de Galicia. Este dulce y exquisito néctar puede acompañar al requesón o a los frutos secos y conformar un postre típico muy saludable. En Baiona, la miel y las nueces se convierten en los productos estrella durante la popular romería de San Cosme y San Damián.

 
Requesón con miel de As Neves
 

El ganado vacuno que nace en los verdes pastos del interior de la provincia, criado al aire libre y alimentado a base de productos naturales, es el origen de una leche de calidad única, el ingrediente primordial del requesón que se elabora de forma sencilla y tradicional, como el de As Neves o el de Cotobade.

Que los extensos prados y campos de la provincia de Pontevedra ofrecen auténticos tesoros para el paladar es una realidad. Por todo su territorio se extienden una gran variedad de árboles frutales que producen los dulces de la naturaleza, las frutas. En el norte de la provincia, A Estrada cuenta con una amplia tradición de producción de manzana y sidra que se remonta a la Edad Media.

Cultivo ecológico

En los últimos años la industria de la manzana y de la sidra, el oro líquido de A Estrada, ha sufrido un notable crecimiento, consolidando un sector con tirón que hoy en día cuenta con más de 30 firmas de elaboración de sidra ecológica. Productoras y productores, tanto locales como foráneos, se reúnen el primer fin de semana de junio en la localidad dezana para celebrar la Festa da Sidra.

También es relevante la producción de manzana en Marín. Esta localidad de la península de O Morrazo cuenta con más de 30 variedades de manzanas autóctonas utilizadas para la elaboración de la sidra. Esta diversidad de materia prima confiere a su sidra un sabor único y muy característico. El día de Santo Tomé de Piñeiro, a principios del mes de octubre, se le rinde homenaje.

Este recorrido nos lleva al sur de la provincia de Pontevedra, donde podemos encontrar múltiples variedades de árboles frutales, con frutas alóctonas como los kiwis o los mirabeles y autóctonas como las cerezas. Tomiño goza de ser el mayor municipio de la provincia en número de plantaciones de kiwi. Esta fruta llegó de Nueva Zelanda y más de la mitad de su producción en España proviene de Galicia, especialmente del sur de la provincia.

El cerezo se ha convertido sin duda en el emblema de la parroquia de Beade (Vigo). Este árbol es tan característico del lugar que muchas vecinas y vecinos tienen uno en sus jardines. El tradicional cultivo de cereza en Beade es de vital importancia para la economía de muchas familias de esta parroquia y la variedad más común es la denominada "picuda", una cereza pequeña, con forma de corazón, dulce y muy sabrosa.

A orillas del río Miño, frontera natural con Portugal, se encuentra O Rosal, hogar desde hace décadas del mirabel. Esta fruta dorada llegó a As Rías Baixas desde la Selva Negra alemana, donde se produce desde 1935. El mirabel, un primo de la ciruela, es una exquisitez gastronómica difícil de encontrar fuera de Galicia como producto fresco debido a su escasa durabilidad.